Residencia

Desde su fundación, la Casa de México ha recibido miles de jóvenes que han realizado estudios superiores, investigadores y artistas tanto mexicanos como extranjeros; estos últimos dentro del marco de intercambios entre las diferentes casas de la Cité.

La Casa de México, que cuenta con  92 habitaciones, fue creada por el arquitecto Jorge L. Medellín quien compartió los créditos de la fabricación con su hermano el ingeniero Roberto E. Medellín.  El diseñó  es un edificio  de porte moderno de 2 cuerpos paralelos conectados por un edificio de forma libre. El primer cuerpo, de 3 pisos, estaba inicialmente dedicado a las mujeres  y el otro, de 5 pisos, a los hombres. El conjunto se completa por un patio-jardín  central entre los 2 cuerpos en el que en 2007 se instaló una réplica del Calendario azteca que es un gran atractivo para los visitantes.

En 2013, durante los festejos de su 60° aniversario,  el gobierno de México, a través de la Secretaría de Educación Pública,  acordó renovar y modernizar la Casa cuyas obras se llevaron a cabo en un tiempo record, entre septiembre de 2014 y junio de 2015. La reinauguración se hizo en el marco de la visita del Presidente de México el 15 de julio de 2015.

Francia ha sido siempre un interlocutor privilegiado de México y la renovación de la Fundación de la Casa de México confirma la voluntad común de promover la cooperación educativa y especialmente la universitaria entre los dos países, favoreciendo la movilidad internacional y la disponibilidad de residencias  de calidad;  de esta manera la Casa de México ha acogido  a cerca de 6,000 estudiantes mexicanos a lo largo su existencia.

Esta rehabilitación ha sido realizada para responder a las necesidades de los estudiantes: habitaciones cómodas y espacios de vida adaptados. Así, las cocinas en cada piso, verdaderos espacios de convivencia,  han sido ampliadas y equipado un comedor. La circulación en general ha sido completamente  renovada: se rehabilitó la entrada por  la puerta principal, situada al norte,  que da acceso a los espacios abiertos al público: sala de conferencias, cafetería y recepción. Viene inmediatamente después el espacio residencial, reservado a los estudiantes.

La Fundación de la Casa de México afirma su interés por  acoger a personas con movilidad reducida, poniendo a su disposición cinco habitaciones equipadas. Una rampa de acceso al edificio fue acondicionada y el elevador se adaptó con el mismo fin durante la renovación.

La fachada de la entrada de uso cotidiano, se destaca por el mural en piedra que celebra el descubrimiento de pinturas mayas en el sitio arqueológico de Bonampak.

La Casa de México es sede de una vida animada de expresiones culturales y festivas que forma parte del programa interdisciplinario de la Cité.